La Sala de Elaboración Comunitaria funciona con un sistema de turnos y aplicando los protocolos y medidas sanitarias establecidos

En el marco de la emergencia sanitaria y el distanciamiento social, la Sala de Elaboración Comunitaria comenzó a funcionar a través de un sistema de turnos predeterminados que deben reservarse por medio de la Subsecretaría de Economía Social.

“Hacemos hincapié en el correcto lavado de manos, uso de barbijo y vestimenta exclusiva para la elaboración, así como la aplicación de los protocolos sanitarios para cumplir una rutina normal en un establecimiento elaborador de alimentos”, explicaron desde la Sala municipal de Elaboración Comunitaria, quienes además resaltaron que en los momentos donde no hay producción se refuerza la ventilación de los ambientes y se realizan tareas de limpieza y desinfección.

Al implementar un sistema de turnos, cada productor trabaja independientemente en una sala y no hay inconvenientes al momento de mantener distanciamiento social. De todos modos, se solicita a los participantes no concurrir en caso de presentar síntomas compatibles con Covid-19.

“Toda persona que desee comercializar un producto alimenticio y no cuente con un establecimiento habilitado, debe hacer uso de la Sala de Elaboración Comunitaria. Los rubros habilitados actualmente son: panificados, licores, conservas vegetales, confituras y alimentos libres de gluten y los interesados deben contar con el Curso de Manipulación Segura de Alimentos, ser parte del REL y completar el trámite de habilitación de productos en el Área de Bromatología”, explicaron.

Para más información, comunicarse vía mail: salacomunitaria.vla@gmail.com o a través de las redes sociales de Instagram y Facebook @salacomunitaria.vla.