Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

La fecha apunta a reafirmar el derecho a la salud como un derecho al que las mujeres deben acceder sin restricciones o exclusiones de ningún tipo durante toda su vida.

Todos los 28 de mayo se conmemora el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer como una oportunidad para reafirmar el derecho a la salud como un derecho al que las mujeres deben acceder sin restricciones o exclusiones de ningún tipo durante toda su vida. En ese marco, es importante resaltar que este mes se llevó a cabo desde el Ministerio de Salud una reunión virtual con los jefes de todas las zonas sanitarias para abordar el plan de trabajo y las estrategias que se implementan en la provincia para brindar acceso a una atención integral de la salud a lo largo de todo el proceso de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

La perspectiva de género y los derechos de la mujer son uno de los pilares del Plan Provincial de Salud 2019-2023, con el objetivo de reafirmar el respeto, la protección y el cumplimiento de los derechos a la salud, la dignidad y la integridad corporal.

A raíz de que el 24 de enero de este año entrara en vigencia en todo el territorio nacional la Ley Nº 27610 de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), este mes el director provincial de Salud, Matías Neira, junto a la directora general de Atención Primaria de la Salud, Malen Hollman, y la referente del Programa Provincial de Salud Sexual y Reproductiva, Soledad Soberón, mantuvieron un encuentro virtual con los jefes de las Zonas Sanitarias: Néstor Miranda, Carlos Quarin, Néstor Sáenz y Jorge Conti Tagnali.

Durante dicha reunión se presentaron puntos claves de la Ley 27610, se abordó el plan de trabajo y las estrategias que se implementan para brindar acceso a una atención integral de la salud a lo largo de todo el proceso de la IVE, y se dialogó sobre la propuesta de trabajo zonal.

Tras la aprobación de la Ley Nº 27610, la IVE es un derecho al que se puede acceder en el Sistema Público de Salud de la provincia del Neuquén hasta la semana 14 de gestación inclusive, sin la necesidad de presentar una causal. Tal como lo establece la ley, desde el Ministerio de Salud de la provincia se trabaja para brindar a las mujeres y a las personas con otras identidades de género con capacidad de gestar una atención integral de la salud a lo largo de todo el proceso.

El plazo máximo para que se garantice la práctica es de 10 días corridos desde el momento del requerimiento. En el caso de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) es a partir de la semana 15, y la ley estipula que se accede por causales: causal violación, causal salud y causal vida.

“Este primer encuentro nos permitió hacer la presentación de la Ley y destacar algunos puntos”, expresó Soberón, a la vez que resaltó que se pudo analizar la situación en torno a la IVE en cada zona sanitaria y “trabajar en las distintas  estrategias para mejorar el acceso”.

Cada representante zonal expuso su situación y el trabajo realizado respecto al acceso a la IVE/ILE. “El compromiso que surge de estas instancias es muy importante, cada uno desde las Zonas Sanitarias tiene su realidad”, comentó la referente y subrayó que “estas situaciones implican un abordaje complejo durante todo el proceso”.

En relación al Plan de Trabajo, los puntos que se abordaron fueron la estrategia de distribución de la medicación (misoprostrol), el trabajo articulado para la cobertura al 100 por ciento y el trabajo interministerial con Educación (ESI).

Asimismo, se informó que en la plataforma digital ANDES (Aplicaciones Neuquinas de Salud) se incorporó la opción de IVE hasta la semana 14, y continúa la de ILE a partir de las 15 semanas. “Es un acierto poder separar las prácticas”, expresó la referente y explicó que a partir de esta nueva opción se pretende obtener más información debido a que “hay muchas variables, ya que puede ir por consulta, por tratamiento o procedimiento”.

Otro tema, que se comenzó a delinear es la creación de una Red de Derivación. “Queremos trabajar en conjunto situaciones más complejas en relación a la edad gestacional avanzada”, manifestó Soberón y señaló: “El fin es establecer el circuito y los criterios de derivación que son por complejidad y no por objeción de conciencia; es una red interdisciplinaria, que garantizaría y mejoraría la accesibilidad”.

Desde la cartera sanitaria, durante la pandemia por COVID-19, se implementaron diversas estrategias para que las personas tengan acceso a los métodos anticonceptivos y acceso a la consulta. En el sitio web del Ministerio de Salud se puede acceder a los contactos para atenciones de salud sexual y reproductiva: Recursero de atención salud sexual y reproductiva.

Protocolo de Atención Integral

En el día de hoy, en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, el Ministerio de Salud de Nación presentó el Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción voluntaria y legal del embarazo. De la misma, participaron el director provincial de Salud, Matías Neira, y la directora general de Atención Primaria de la Salud, Malen Hollman.

Ley Nº 27610

La Ley establece que las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar tienen derecho a:

  • Decidir la interrupción del embarazo de conformidad con lo establecido en la ley;
  • Requerir y acceder a la atención de la interrupción del embarazo en los servicios del sistema de salud, de conformidad con lo establecido en la ley;
  • Requerir y recibir atención postaborto en los servicios del sistema de salud, sin perjuicio de que la decisión de abortar hubiera sido contraria a los casos legalmente habilitados de conformidad con la ley;
  • Prevenir los embarazos no intencionales mediante el acceso a información, educación sexual integral y a métodos anticonceptivos eficaces.

Además, la Ley dispone sobre los derechos en la atención de la salud. En este sentido, el personal de salud debe garantizar así condiciones mínimas y derechos en la atención del aborto y postaborto como el trato digno, la privacidad, la confidencialidad, la autonomía de la voluntad, el acceso a la información y la calidad de atención.

Esto se enmarca en el respeto a las convicciones personales y morales de la persona, a crear las condiciones para el resguardo de la confidencialidad y el secreto médico durante todo el proceso de atención y también con posterioridad, el respeto de las decisiones de las personas respecto al ejercicio de sus derechos reproductivos, las alternativas de tratamiento y su futura salud sexual y reproductiva, entre otras.